Trajes de flamenca con estilo y personalidad

¿Qué niña se resiste a tener un traje de flamenca? No importa si es uno de verdad, con toda la personalidad de este tipo de prendas o si se trata de un disfraz para carnavales, pero pocas se resisten a querer verse con un vestido tan bonito, colorido y con tantos adornos. Sus volantes, sus escotes adornados y sus telas de colores seducen a cualquiera, pero a los ojos de una niña estos vestidos son todavía más atractivos porque despiertan toda su fantasía.

Si a esto se unen los bonitos pendientes, el mantón y los zapatos de tacón cuadrado, ¿qué más se puede pedir? Así que si tu hija quiere un vestido de flamenca ya sabes, ponte manos a la obra y empezad a buscar juntas telas para trajes de flamenca que os gusten.

Coser un traje de flamenca

Aunque el vestido de flamenca básico no tiene grandes complicaciones en lo que se refiere al corte, es cierto que tiene trabajo cuando se habla de los volantes y otros adornos, especialmente las mangas tan características. Si se trata de un vestido para carnavales es fácil arriesgarse porque no importa que no quede perfecto y si algo no nos sale bien se puede improvisar una alternativa divertida.

Pero si se trata de un verdadero vestido de flamenca, lo mejor es pedir ayuda profesional si no se tiene experiencia suficiente. Esta ayuda puede ser por parte de una profesora que nos guíe y nos ayude a hacerlo nosotros mismos. Es la mejor alternativa, ya que así, la siguiente vez que haya que coser algo por el estilo, ya sabremos cómo salvar los pequeños obstáculos.

Un trabajo profesional

Pero si se quiere un trabajo más profesional o directamente el coser no es una de las dotes que posees, entonces se debe de recurrir a una costurera o a un costurero con experiencia en trajes de flamenca. Esto siempre será mejor que comprar uno ya confeccionado pues el vestido siempre tendrá mucha más personalidad y será totalmente original.

Hay personas con mucha experiencia cosiendo este tipo de ropa que trabajan por precios económicos y los resultados son fabulosos. Tú puedes llevarles la tela que más te guste y explicarles lo que quieres para que sus manos hagan que la idea cobre vida. La ilusión con la que la niña vestirá su traje y lo bien que se sentirá con él compensará cualquier esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *