Cómo tener una oficina de película

Las películas son una fuente de inspiración para decorar nuestra oficina. Si quieres sentirte como si estuvieras en una gran ciudad americana y dar una imagen seria y profesional ante tus clientes, no cabe duda de que puedes inspirarte en modelos que ya se han visto en la gran pantalla del cine, como El Lobo de Wall Street (2013), de Martin Scorsesse, o en la oficina de 50 sombras de grey (2015), de Sam Taylor-Johnson.

Al fin y al cabo, ¿qué es lo que necesitamos para sentirnos a gusto en nuestra oficina?, ¿por qué es importante que la decoremos de manera que nos sintamos identificados con el entorno?

Funcionalidad y diseño, la clave de una oficina de película

Antes de continuar, debes tener claro ante todo que tu oficina debe ser primero funcional. No vayas a tener una oficina poco práctica sólo para que esté igual que en tu película favorita.

Es decir, tu oficina siempre debe adaptarse a tu manera de trabajar, el número de trabajadores que haya, etc. Por este motivo, lo primero y esencial es disponer de escritorios, ordenadores y sillas ergonómicas para un trabajo productivo.

Trata de aprovechar al máximo los metros cuadrados de los que dispongas. No deben faltar tampoco otros dispositivos periféricos, como fotocopiadora, fax (si hiciera falta), impresora y escáner. Y huelga decir también que esos dispositivos deben estar preparados para el trabajo, para lo cual debes contar con buenos proveedores, por ejemplo una tienda cartucho que te provea de tóner, cartuchos de tinta o material de impresión.

Si has cuidado ya de que todos los aspectos funcionales estén cubiertos, entonces ya podemos hablar del diseño del interior de la oficina.

Oficinas como en las películas

En películas como 50 sombras de Grey, te darás cuenta de cómo está decorada la oficina del protagonista. Su oficina destaca por sus grandes ventanales y una combinación de muebles de cristal y madera de altísima calidad, predominando los colores naturales y claros.

Esto es sin lugar a dudas una buena forma de dar amplitud a tu oficina. Si no puedes tener grandes ventanales porque el edificio no lo permite, una opción para crear esa sensación de profundidad es color grandes espejos o utilizar una decoración de vinilos que imite a las grandes ciudades. También aprovechar para utilizar mesas de cristal.

Si te fijas, en las oficinas de las películas americanas suelen predominar mucho este tipo de salas abiertas, con puertas y compartimentos de cristal, como también vemos en la película El Lobo de Wall Street. Esto permite, sin ir más lejos, generar también una sensación de transparencia y complicidad entre los empleados, que pueden localizarse perfectamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *